Una visión de la ruta de Principiantes
Una visión de la ruta de Principiantes 5.0 out of 5 based on 6 votes.

Una de nuestras alumnas de las clases de patinaje, Cristina, despues de la ruta de principiantes, nos ha escrito este emotivo correo de agradecimiento, y con su permiso hemos querido compartirlo con vosotros, puesto que refleja lo que deseamos que sea el deporte del patinaje, algo más  que un deporte, una manera de ver la vida basada en la generosidad, en el apoyo mutuo y siempre de una forma deportiva, aunque no competitiva.

 

Hola a todos, el pasado domingo 22 de febrero fui a mi primera ruta y quiero contaros mi experiencia.

Decía Alberto-profesor al principio, que tu primer padrino de ruta no se olvida nunca y qué razón tenía. Yo no es que haya tenido un padrino, tuve 3 y muchos más, todos los compañeros que iban en la ruta y que me fueron ayudando con sus consejos, ánimos y paciencia. Y los que en cuanto veían una posible dificultad avisaban a algún profesor para que me ayudara. Cuestas, pasos de cebra, escalones...fuera donde fuera, allí aparecían antes de que yo dijera nada.
 
Siempre he querido aprender a patinar por la libertad, el ejercicio, las sensaciones; todo eso que ya sabéis vosotros de sobra. Pero lo que lo hace verdaderamente especial es la gente que vas conociendo y el ambiente de este club es de lo mejor.
 
Quiero agradecer a todos los que el domingo estuvieron a mi lado; a los profesores Alfonso y Raquel (de quien no me pude despedir antes de que se fuera). No tengo sus correos pero espero que se lo reenviéis. Y en especial especial a Alberto, mi profesor de patinaje de los domingos, en esta vida no todo el mundo sirve para enseñar pero los instructores que yo me voy encontrando en Impulso Urbano tienen una paciencia enorme, saben motivar, explicar y quitar miedos. A mis colegas de bocatas, cervezas post-patines y fiestas, que me animaron a ir. Buena gente donde los haya. El azar hizo que unos nos encontráramos en verano y otros a lo largo del curso. ¡Bravo mis Novatos en Acción! Y a todos aquellos padrinos de niveles superiores que aparecían en cuanto se complicaba el asfalto y por supuesto al resto de participantes que entendieron mi ritmo y esperaron a que llegase.
 
Decirles a todos que ¡esa paciencia y generosidad no se encuentran en todas partes!, lo mucho que disfruté y que en ningún momento me arrepentí de haberme atrevido a ir a mi primera ruta (a pesar de lo "verde" que estaba).
 
Espero poder llegar a dominar los patines algún día y no dudéis que seré la primera en apadrinar y ayudar a quien lo necesite; como decía Raquel, todos hemos pasado por lo mismo y todos recibimos ayuda.
 
Un abrazo enorme a todos,
Cristina.
ruta pptes mrio2